Si eres miembro Ingresa al sitio, sino regístrate

Portal de Empleo

Búsqueda de Trabajo
Búsqueda avanzada

Artículos de Interés

Captar profesores talentosos y valorados socialmente es el desafío más urgente

Para que un docente sea valorado se requiere una mayor selección al momento de ingresar a las universidades, una formación exigente, una carrera que los obligue a capacitarse y medirse siempre, y mejores sueldos.

Pamela Aravena Bolívar Nueva Zelandia tiene un sistema educativo que entrega a los apoderados la administración de los colegios y en el que sus niños asisten hasta las tres o cuatro de la tarde. Finlandia, uno donde los municipios son los sostenedores y en que los pequeños van solo hasta las dos de la tarde. Corea del Sur prefiere uno estatal y centralizado, y sus estudiantes pasan entre 10 y 12 horas en las salas de clases.

¿Qué tienen en común tres sistemas con tres ideologías distintas, pero premiados por su calidad educativa? Un elemento, pero probablemente el más influyente: los profesores forman parte de la élite de profesionales más valorados de sus respectivas sociedades.

En Chile, estamos completamente al revés: ni les llegamos a los talones en calidad y los profesores han sido desde siempre poco valorados.

La valoración social de los docentes y la necesaria profesionalización de la carrera volvieron a ser analizados en un seminario, con el que se dio inicio al período de postulación a la Beca Vocación de Profesor, el que se extenderá hasta el 4 de agosto.

Los mitos

En la ocasión, el director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild, inició una campaña para derribar mitos instalados en la sociedad chilena que atentan, justamente, contra la valoración social de los profesores.

Mito número 1: "¡Te vas a morir de hambre!". ¿La respuesta? Las políticas públicas están tendiendo a equiparar el salario docente con el de otras profesiones. De hecho, aquel se ha incrementado en 200 por ciento en los últimos años.

Mito número 2: "Quienes estudian educación son las personas a las que no les dio el puntaje". Hochschild alega: "Si eres un alumno de excelencia, entrarás a un grupo de élite que va a liderar el cambio".

Mito número 3: "Entrar a una sala de clases es como entrar a un campo de guerra". Error, pues "cada niño pasa más de 10 mil horas de su vida junto a un profesor. Por eso, gran parte de su futuro depende de la calidad de su maestro. Cada profesor influye en más de dos mil niños, y eso convierte su tarea en estratégica para Chile".

Mito número 4: "Es una profesión sin futuro". La respuesta es aún más categórica: "Tendrás la oportunidad de emprender una revolución que va a transformar Chile".

El camino a la valoración social de los profesores ya se inició y es sin retorno, según Paula Pinedo, subdirectora del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Mineduc (CPEIP). "Solo se logrará a través de tres pilares: mayor selectividad de los estudiantes de Pedagogía, mejor formación universitaria y una carrera cada vez más exigente. Los actuales requisitos de la beca vocación de profesor se hacen cargo de la importancia de la selectividad: exige el compromiso de las instituciones que desean recibir alumnos con la beca para que 85% de su matrícula tenga sobre 500 puntos en la PSU", explica.

Y el avance ha sido importante. Mientras Hochschild cuenta que al iniciarse la beca en 2011, solo un 1% postuló con 680 puntos o más en la PSU. En 2013 se llegó a 3%, Pinedo agrega que "los estudiantes que ingresan a Pedagogía con buenos puntajes tienen más retención, es decir, no abandonan la carrera. Además, logran mayores avances curriculares durante sus estudios".

La clave de la selección

A pesar de este progreso, según el director ejecutivo de Elige Educar no hay que olvidar que todavía 35% de la matrícula de Pedagogía entra sin siquiera haber rendido la PSU. Una mirada muy distinta a la coreana, por ejemplo, donde ingresan solo los alumnos del 5% de mayor rendimiento en las pruebas de selección, o de Finlandia, donde pasan solo los pertenecientes al 10% de mejor desempeño y después, mediante nuevos filtros, uno de cada 10 de ellos logra entrar a Pedagogía.

Por eso, Hernán Hochschild rescata el proyecto de carrera docente que se está estudiando en el Congreso, pues aumenta los requisitos de selectividad para los estudiantes de pedagogías hasta llegar a 550 puntos como mínimo. Con eso, se dará un paso importante en la dirección correcta, pues buscará capturar al 30% de los alumnos con mejor rendimiento.

El otro paso son los modelos orientadores para que los futuros profesores reciban una formación universitaria exigente. El CPEIP lideró el proceso de elaboración y difusión de esos estándares para los egresados de Educación Básica, Educación Parvularia y Educación Media. Y actualmente se encuentran en proceso los dedicados a las pedagogías en Educación Física, Inglés, Artes Visuales, Artes Musicales y Educación Especial.

Coincide Paula Pinedo. "Somos unos convencidos de que en la medida en que uno logre dar señales de que los que entran a Pedagogía son los más talentosos, que estudiar esta carrera es difícil, exigente, que hay estándares que exigen mínimos, que existen mediciones, y que el ejercicio de la carrera requiere el desarrollo de habilidades complejas, debería producirse por sí misma la valoración social".

 Formación exigente"Todos hablan de mejorar la calidad de la educación, pero nadie habla de los profesores. Todos discuten de educación superior, pero no de la enseñanza básica y media. Olvidan que el 55% de los jóvenes que salen del colegio no estudia nada al egresar. Por eso tenemos que ser clave ahí, en el colegio". Hernán Hochschild, director ejecutivo de Elige Educar.

"En el tema de la Beca Vocación de Profesor hay que articular dos cosas: cómo incrementamos la selectividad y cómo atraemos alumnos talentosos que se entusiasmen con una carrera de formación exigente". Paula Pinedo, subdirectora del CPEIP.

Cómo los ven53% de los padres y apoderados considera que los profesores son bien valorados por la sociedad, según el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación. En 2010, solo 45,4% opinaba lo mismo.

A 58% aumentó el interés por estudiar Pedagogía, en mediciones hechas por Adimark-Elige Educar. El sondeo realizado en diciembre de 2011 reveló un importante avance en relación a 2009, cuando solo 48% de los jóvenes entre 18 y 24 años manifestaba interés por ser profesor.

 

Fuente: El Mercurio



 

Acceso Candidatos


Artículos de Interés

Ver Todos